EnLaPolitika.com
blog comments powered by Disqus


Interesante texto de la politóloga Denise Dresser, pues se confirma que las televisoras no quieren exponer a su candidato la politóloga inicia su columna de análisis diciendo:

“En los setentas se volvió popular una película llamada "The Boy in the Plastic Bubble" -El Niño en la Burbuja de Plástico- y el protagonista vivía aislado del mundo por un problema inmunológico. En México hoy tenemos nuestra propia versión encarnada por el candidato Enrique Peña Nieto. Así como John Travolta temía a los microbios, el puntero priista le teme a los debates

Le teme a la confrontación de ideas y cómo defenderlas. Le teme a las preguntas incómodas y cómo contestarlas. Prefiere vivir en un mundo controlado, artificial, encapsulado, lejos de cualquier paso en el mundo real que podría mostrar su debilidad discursiva. Su fragilidad propositiva.

La acusación de vaciedad que lo perseguiría en los auditorios ante los cuales no se quiere presentar. La percepción de incapacidad que lo acompañaría frente a los foros que rehúye. Peña Nieto prefiere ser catalogado de cobarde que de estúpido.”

Dresser continua analizando la actitud de rehuida del candidato del PRI y donde agrega:

“La libertad se forja a martillazos sobre el yunque del debate y eso es precisamente lo que Peña Nieto evade. Prefiere - por lo visto- el autoritarismo silencioso a la democracia gritona. No quiere construir espacios cívicos y participativos, plurales y educativos. Y con ello revela su problema principal: no ha aprendido a debatir ideas sino a memorizarlas; no ha aprendido a pensar en las políticas públicas sino a repetir lo que le colocan en el teleprompter.”

“Y la reticencia de Peña Nieto tiene efectos y muy graves. México tiene un problema de desinformación ciudadana. De personas que se oponen a las reformas estructurales pero no entienden por qué otros subrayan su necesidad. De personas que le apuestan a líderes providenciales y no asumen responsabilidades individuales. Los mexicanos cuentan con pocos mecanismos para expresar sus preferencias más allá del voto sexenal. No tienen acceso al aprendizaje sobre la cosa pública más allá del periódico que leen de manera superficial y el programa de televisión que contemplan de manera pasiva. México hoy padece una democracia delgada, una democracia de urnas presentes y ciudadanos ausentes. Y Peña Nieto contribuye - al rechazar el debate - a esa democracia de baja calidad.”

“Como lo argumenta el filósofo político Benjamín Barber en "Strong Democracy", la democracia necesita ciudadanos eficaces: hombres y mujeres ordinarios haciendo cosas extraordinarias de manera regular. Por ello, la tarea más urgente para el país es la construcción cotidiana de ciudadanos. El cultivo de lo que Tocqueville llamó "los hábitos del corazón". La promoción de actitudes necesarias para que la democracia funcione. La construcción de foros públicos donde se discuta, se aprenda, se presenten datos, se comparen cifras, se conozca al otro y qué opina. La transformación de cada estudiante y cada trabajador y cada ama de casa y cada periodista en un aprendiz de la libertad. Al negarse a debatir - más allá de los dos debates acortados y acartonados del IFE - Peña Nieto coarta la posibilidad de esa transformación.”
“Hoy, con todo lo que hay en juego en la elección presidencial hay que concebir el debate para educar, no sólo para influenciar; el debate para construir ciudadanos, no sólo para presionar a políticos; el debate para proveer conocimiento a la población y no sólo para atarse a preguntas preestablecidas; el debate para informar a la opinión pública y no sólo para usarla como público de telenovela.”

“Por ello hay que obligar a Peña Nieto a salir de su burbuja y darle un buen pinchazo para romperla. Obligarlo a salir a la democracia contestataria y sin acordeones. Obligarlo a contestar por qué el Estado de México ocupa el primer lugar en robo de automóviles de toda la República. Obligarlo a responder por qué en los últimos años han muerto más mujeres en la entidad que gobernó que en Ciudad Juárez. Obligarlo a explicar por qué el territorio mexiquense ocupa uno de los últimos sitios en el índice de transparencia gubernamental elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad. Obligarlo a decir por qué, ahora sí, el PRI apoyaría reformas estructurales que ha pasado los últimos dos sexenios rechazando o saboteando.”

Dresser en este excelente texto finaliza diciendo:

“En países con una cultura del debate se enseña a los ciudadanos a pelear con las palabras, y en México llegó la hora de que el puntero presidencial aprenda a hacerlo también. En países con democracias funcionales, las personas entienden que la información no es prerrequisito del debate sino su producto y Peña Nieto debe enseñarnos que sabe cómo dominarla. Que sabe cómo convertir copetes acicalados en argumentos duros. Que sabe confrontar ideas para esclarecerlas. Que está dispuesto a participar en un argumento con el objetivo de arribar a la verdad. Para llegar a ella México necesita, como lo diría Hamlet, "palabras, palabras, palabras", Pero palabras pronunciadas en debate tras debate y no sólo leídas en un teleprompter.”


Peña Nieto prefiere ser catalogado de cobarde que de estúpido: Denise Dresser
EnLaPolitika.com Redacción