EnLaPolitika.com
Entre Legítimos y Espurios
Por: Einer M. Juarez Lopez de Nava
@ejlodena

Jorge Carrasco Araizaga de la Revista Proceso, escribe en una columna relativa a Felipe Calderón Hinojosa:

“En la lógica democrática y de división plena de poderes, el titular del Ejecutivo acude cada año a rendir cuentas ante el Legislativo. Calderón no lo hizo, sencillamente no pudo. Pesada, la sombra de la ilegitimidad se lo impidió.”

Desconozco si él sea periodista, columnista o cual sea su preparación en esta materia, pero, con ese párrafo que escribió, dejó más claro que el agua su pleno desconocimiento del concepto jurídico de legitimidad y del contenido de la Constitución Política de nuestro país.

Atendamos primero lo más sencillo; según Jorge Carrasco, Felipe Calderón no acudía a rendir cada año ante el Legislativo a rendir cuentas, ya que la sombra de la ilegitimidad se lo impedía. El señor Carrasco debería de hacer una labor periodística de investigación y estudio para descubrir que en el año 2007, se modificó el artículo 69 de la Constitución, artículo que obligaba al Presidente de la República acudir ante el Congreso a efecto de rendir su informe.

Carrasco desconoce que en septiembre del 2008, el entonces presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, César Duarte “afirmó que con la ausencia del Presidente de la República queda sepultado el viejo ritual del Informe”.

Peor aún, Carrasco Araizaga desconoce que dicha determinación fue tomada a consecuencia de que en el año 2006 Vicente Fox fue el último titular del Ejecutivo que compareció ante el Congreso, pero, llegando solo hasta el vestíbulo principal de San Lázaro, debido a las protestas que desataron el conflicto postelectoral. Por lo tanto, el “razonamiento” del periodista al asegurar los motivos por los cuales Felipe Calderón no acudía al Congreso cada año a rendir su informe, son completamente imaginados y fuera de toda realidad.

Ahora bien, al referirse a “la sombra de la ilegitimidad”, Carrasco demuestra su falta de conocimiento en términos jurídicos y la aplicación de los mismos; el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, define legítimo como:

“Probar o justificar la verdad de algo o la calidad de alguien o algo conforme a las leyes.”

Otros diccionarios lo definen como:

Conforme a las leyes, cierto, genuino y verdadero en cualquier línea.
La presidencia de Felipe Calderón Hinojosa fue legítima en todo momento, desde el día de las elecciones hasta el último día de su mandato debido a las siguientes causas:

1.Como candidato, reunía todas las características de ley para contender por la presidencia.
2.No tenía ningún impedimento marcado por ley para no poder ser votado el día de la elección.
3.Ganó la elección presidencial.
4.Después de desahogadas bajo el principio de definitividad todas y cada una de las instancias otorgadas y garantizadas por la ley, el Tribunal Federal Electoral, validó la elección para Presidente de México
5.Rindió la protesta de ley el 01 de diciembre del año 2006.
En atención al significado etimológico de la palabra usada por Carrasco, Felipe Calderón Hinojosa conforme a las leyes mexicanas, fue cierta, genuina y legalmente el Presidente de México.

Más sin embargo, si el reportero intentó hacer un juego de palabras, y seguir con la mesiánica cantaleta del lopezobradorismo, de que no fue legítimo porque el pueblo no lo eligió y el fraude, el complot, la guerra sucia, etc., etc. etc.; el señor Carrasco también adolece de ignorancia matemática, si supone que el descontento de unos, significa la ilegitimidad de otros.

En el año 2006 el padrón electoral en México era de 71.7 millones de votantes, en julio de ese año, votaron 41.8 millones de votantes, y se abstuvieron 29.9 millones de mexicanos; los resultados fueron así:

1.Felipe Calderón 15´000,284 votos
2.Andrés Manuel López 14´756,350 votos
3.Roberto Madrazo 9´301,441
4.Patricia Mercado 1´128,850
5.Roberto Campa 401,804
6.Votos nulos 904,604

Si se pretende justificar la ilegitimidad de Felipe Calderón por haber robado una elección, y que la mayoría de los mexicanos no decidieron libremente, y todo el discurso pejista que regresó para quedarse otros 6 años; en base a los resultados de hace 6 años, cuáles fueron los fundamentos bajo los que López Obrador se erigió “Presidente Legítimo de México”? En cuestión de números el 80% del electorado mexicano no quiso que en 2006 él ganara las elecciones del mes de julio, sumando los votos de todos sus contrincantes, añadiendo inclusive los votos nulos y los que se abstuvieron, tenemos que 56´645,661 mexicanos votaron en contra de Andrés Manuel López Obrador; luego entonces con solo un 20% a su favor y uno 80% en contra del pueblo mexicano, que bases tiene el Señor López para asegurar que sólo él es el único legítimo para ocupar la presidencia de México? Su “honestidad”? Su “amor por México”? Su incesante lucha por el bienestar social? Y le preguntaría yo, y la opinión de 56.6 millones de mexicanos que no quisieron votar por él en el 2006 no cuentan? Es tanta su egocéntrica personalidad, vanidad, ceguera y oídos sordos que solo su creencia vale y no la opinión de quienes emitieron su voto?

Es tanto el afán de periodistas como Carrasco, Villamil, la revista Proceso, Aristegui, Dresser, Meyer, que solo buscan continuar echando sal a la herida, provocando con sus comentarios y desacreditando (no criticando) a las instituciones, a funcionarios, a las leyes, incluso a los mismos ciudadanos que osen opinar distinto que ellos.


blog comments powered by Disqus